El nuevo edificio que alberga la piscina De Heuvelrand, en Voorthuizen (Países Bajos) es un diseño de Slangen + Koenis Architecten, con un sistema de techo Derako de madera maciza. Para este proyecto el arquitecto optó por el sistema multipanel lineal, combinando lamas de madera de pino de cinco anchos diferentes en un patrón dinámico.

  

zwembad heuvelrand derakoTecho de madera maciza para piscinas

Tanto los carriles como las lamas de madera se han tratado en Derako especialmente para su aplicación en piscinas, consiguiéndose así un sistema extremadamente resistente y duradero. El techo de madera crea una estética natural y cálida, y conecta visualmente con el entorno natural que puede verse desde los grandes ventanales del edificio.

 

 

Techo de madera con anchos de lama variables e iluminación integrada

Además de las lamas con barnizado transparente, en esta versión multipanel se ha optado también por incluir con cierta regularidad en la estructura lamas barnizadas en blanco. En el diseño del patrón de montaje se ha integrado además un plan de luces de posición, con la incorporación de armazones anchos y estrechos en el techo. De esta forma, además de elegancia, se consigue también una iluminación equilibrada del espacio. La suma de los paneles de anchos variables, los toques de blanco y la iluminación integrada se traduce en un diseño único e impresionante. También se ha pensado en el futuro con la integración en el techo de trampillas de entrada, que permiten realizar fácilmente las labores de mantenimiento de las instalaciones subyacentes.

 

Ángulos especiales: Derako asesora

Derako ha colaborado en la resolución del reto técnico que supone la interconexión de dos curvas distintas en los ángulos del techo. Siguiendo el consejo de Derako, se modificaron las curvas del diseño para obtener un techo perfectamente ajustado y de líneas fluidas. Además, los sistemas se curvaron de manera que siguieran la forma de los marcos de las ventanas.

 

Una colaboración perfecta

Todos los carriles se entregaron prefabricados y curvados en la forma requerida, para ajustarse perfectamente a las formas del edificio. De este modo la instalación pudo realizarse rápida y eficientemente, puesto que no hubo que serrar ningún elemento. La empresa Eissink se ocupó del montaje profesional del techo en una colaboración proactiva, y se colocaron soportes curvados extra detrás de los techos. Como con todos los sistemas Derako, el montador recibió un plan de montaje detallado, y los carriles iban provistos de un código único que permiten instalar rápidamente los elementos en la posición correcta.

 

El proyecto de Heuvelrand también ha sido objeto de gran interés a nivel internacional. Véase la mención publicada en Archdaily.com.